El Cabildo recupera la perrera insular y destina medio millón para su mejora

GESPLAN sustituye a la asociación Albergue de Bañaderos en la protección de los animales. El Objetivo es impulsar las adopciones para disminuir los sacrificios.

Captura de pantalla 2017-01-03 a las 10.03.57

 

El Cabildo de Gran Canaria recuperó ayer la gestión del centro insular para la recogida de animales abandonados, cedida desde hace 22 años a la asociación Albergue de Bañaderos, y destinará este año medio millón de euros para la renovación de las instalaciones. La empresa pública Gesplan se hará cargo de forma temporal de los 450 perros y 150 gatos, pues la intención del gobierno tripartito de Antonio Morales es constituir una fundación con los ayuntamientos, el Colegio de Veterinarios, la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y colaboradores privados.

El acto de recepción del albergue lo encabezó el director general de Medio Ambiente, Manuel Amador, acompañado por el responsable de proyectos de Gesplan, Gustavo Viera, que dirigirá la perrera hasta que el Cabildo apruebe el Plan de Mascotas que está elaborando el Colegio de Veterinarios y defina el modelo de gestión. María Rosa González, anterior directora, no asistió a la entrega de las llaves y delegó en una de las veterinarias, disconforme con “la ingratitud” del gobierno insular a su asociación en el último año y medio.

González explicó que Albergue de Bañaderos ha cedido al Cabildo todo el mobiliario y las obras realizadas en los 22 años, así como la comida y vacunas para el período de transición. Los ocho empleados del centro quedan subrogados, con un aumento de sueldo y mejoras laborales, y bajo la encomienda a Gesplan, según informó el consejero insular de Medio Ambiente, Juan Manuel Brito, quien señaló que el objetivo fundamental es mejorar las instalaciones y aumentar las adopciones para que disminuyan significativamente los animales sacrificados cada año.

Además de la subrogación de todo el personal, el Cabildo y Gesplan han diseñado un proyecto de renovación de las infraestructuras por valor de 150.000 euros para este primer año. Brito dijo que “la mejora de las condiciones de vida de los animales del albergue es una prioridad, motivo por el cual el Cabildo ha presupuestado más de medio millón de euros para este fin, a razón de 380.000 euros para modernizar el modelo de gestión y 150.000 en inversiones para mejorar las instalaciones”.

El Cabildo, recordó el consejero, ha encargado al Colegio de Veterinarios de Las Palmas un Plan de Mascotas con las medidas para mejorar la situación de los animales domésticos en la isla y que también contendrá recomendaciones sobre el modelo de albergue de animales más adecuado para Gran Canaria.

Cada año se abandonan en la isla más de 10.000 animales entre perros y gatos, de los cuales unos 5.000 acaban en el albergue insular de animales. “Esas son unas cifras muy elevadas que obligan a reducir considerablemente el número de abandonos mediante el control e identificación de los animales domésticos y campañas de sensibilización hacia la población”, puntualizó Brito.

Al albergue de bañaderos llegan los animales abandonados en 19 de los 21 municipios de la isla, pues los ayuntamientos de Agüimes y Mogán disponen de instalaciones para su mantenimiento. El resto de los perros en desamparo están recogidos por protectoras de animales y albergues de asociaciones privadas o particulares.