El chip de los canes delata al dueño de ocho perros muertos en Santa Brígida

El Seprona localiza al dueño gracias a la colaboración ciudadana y al rastro de la identificación digital.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha conseguido identificar al propietario de los ocho perros que fueron encontrados muertos por un senderista en Llanos de María Rivera, situado en el municipio de Santa Brígida. El Instituto Armado le acusa de maltrato animal por no atender correctamente a animales de su propiedad y por ello causarles la muerte.

 

chip-canes

 

La Comandancia de Las Palmas informó ayer de que el pasado 3 de enero un senderista dio aviso al Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 112 de que había encontrado varios cadáveres de canes en un camino situado en Las Meleguinas. Agentes de la Policía Local de Santa Brígida fueron los primeros que se personaron en el lugar, verificando que había varios animales muertos aunque no podían cuantificar el número exacto al quedar en algunos de ellos sólo restos óseos.

Los guardiasciviles destinados en el Seprona acudieron al día siguiente y pudieron certificar que en total se acumulaban los cuerpos de ocho perros en una pendiente pronunciada y de difícil acceso. Además, mediante un aparato para la localización de chips identificativos, corroboraron que al menos cinco de los cadáveres contaban con este mecanismo por lo que consiguieron dar con el propietario. Éste resultó ser un hombre de 43 años, nacionalidad española e identificado con las iniciales M. A. A. H.

Los agentes también acreditaron que al menos uno de los canes falleció de manera natural, mientras que a través de las declaraciones de varios testigos tuvieron conocimiento de que el investigado dejó morir a al menos otros tres debido a que no los llevó a un veterinario para tratarlos de manera correcta de las enfermedades que sufrían, como se recalca en la nota, que añade que existía “aparentemente” un maltrato injustificado.

Uno de los cuerpos fue trasladado al Hospital Clínico Veterinario de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria para que se le realice una necropsia que, según la Guardia Civil, se encuentra a la espera de la autorización judicial.

El Ayuntamiento de Santa Brígida, por su parte, realizó una denuncia administrativa ya que los propietarios de los animales están obligados a comunicar la baja por la muerte de un animal. Además, una ordenanza municipal prohibe el abandono de animales muertos.

73 podencos en 12 años

La Comandancia de la Guardia Civil en Las Palmas informó además de que el investigado ha sido dueño de un elevado número podencos canarios, un total de 73, desde el año 2006 y hasta la actualidad. Asimismo, indicó que es propietario de otro animal que en noviembre de 2017 la patrulla del Seprona de Santa María de Guía localizó en estado de extrema desnutrición en Sardina del Norte.

El investigado, que es acusado de un presunto delito de maltrato animal por no atender a los canes, ya ha sido puesto a disposición del correspondiente juzgado de guardia de Las Palmas de Gran Canaria, junto con las diligencias policiales realizadas tanto por la Policía Local de Santa Brígida como por el Instituto Armado.

Fuente: La Provincia