“Me gustan todos los animales, pero los exóticos me suponen un reto”

“Estas mascotas son aptas para vivir en un piso porque no emiten ruidos ni hay que sacarlas a pasear” señaló el veterinario de animales exóticos

El veterinario Juan Hernández está especializado en animales exóticos, que incluyen a pequeños mamíferos, tales como conejos, chinchillas, cobayas y hurones; a reptiles, como tortugas, lagartos o serpientes y aves que abarcan desde un canario a un guacamayo. Los atiende en el Centro Veterinario Atlántico y en el Hospital Veterinario Benartemi.

 

Juan hernandez Marrero

 

¿Qué tipo de animales exóticos atiende?

A pequeños mamíferos, tales como conejos, roedores y hurones. También a reptiles y entre ellos, a tortugas, lagartos y serpientes. Asimismo a las aves, desde un canario a un guacamayo.

¿Cuáles son los que más frecuentemente le necesitan? ¿Por qué?

Probablemente los conejos porque se trata de una mascota bastante popular y porque son animales sensibles con predisposición a tener problemas, sobre todo digestivos y dentales. También vienen con frecuencia a la consulta los agapornis (a los que comúnmente se denomina inseparables) porque suelen tener muchos problemas de comportamiento, ansiedad y estrés por vivir en cautividad. Son bastante dependientes de una pareja y el emparentarse con el propietario les crea ansiedad y conflictos sexuales.

¿Qué enfermedades suelen presentar?

La mayoría de las enfermedades en mascotas exóticas suelen ser secundarias al manejo incorrecto del propietario por desconocimiento, tanto ambiental como nutricional. Por ejemplo, en el caso de los reptiles, estos precisan de una temperatura e iluminación específica y de una radiación solar. Si no se cumplen estas condiciones surgen los problemas. Si la alimentación no es adecuada para cada especie también aparecen inconvenientes.

¿Los atiende por otros motivos que no sean las enfermedades?

Claro. Muchas veces las primeras visitas son para realizar consultas, cuando el animal viene de cachorro. Se basan entonces en cómo atenderlo, qué debe comer, sus condiciones ambientales o si debe vacunarse o desparasitarse. Otras veces se realizan cirugías preventivas como, por ejemplo, la esterilización para prevenir enfermedades reproductivas o evitar reproducciones no deseadas y prevenir un comportamiento sexual que pueda ser indeseado.

Entonces, ¿qué tipo de operaciones practica?

Principalmente, esterilización de machos y hembras de pequeños mamíferos, también de reptiles y, en raras ocasiones, de aves porque es difícil su castración. En el caso de conejos y roedores (cobayas y chinchillas), cirugía dental por mala alimentación, porque no coman suficiente heno para desgastar sus piezas dentales de crecimiento continuo. También, en general, cirugía de tejidos blandos para extirpar tumores u órganos como el bazo o el riñón. Y cirugía traumatológica u ortopédica, para, si ocurre una fractura, colocar unos hierros, por ejemplo.

¿Por qué se decantó por los animales exóticos, en vez de perros, gatos o caballos?

Porque era lo que me gustaba desde niño. Siempre me han interesado todos los animales, pero estos me resultaban un reto. Son más complicados. Y también era una forma de hacer algo que me diferenciara del resto de compañeros y que me pudiera abrir más posibilidades laborales.

¿A cuáles prefiere? ¿Por qué motivo?

Probablemente me gusten más las aves, las psitácidas que incluyen a los loros en general, por su inteligencia que hace que cada individuo sea único, y los mamíferos porque en ellos detectas una personalidad y los llegas a conocer un poco. Los conejos y hurones son los más sociables. Sin embargo, los reptiles son más impersonales, no establecen relaciones con los humanos.

¿Está de moda que cada vez más personas elijan este tipo de mascotas?

Probablemente sí, sobre todo conejos, pequeños mamíferos, porque vivimos en una sociedad donde cada vez los pisos son más pequeños y es más complicado tener un perro en ellos. Estas nuevas mascotas no emiten ruidos ni hay que sacarlos a pasear. Hubo un boom más fuerte hacia los reptiles hace 15 ó 20 años que se ha ido diluyendo. Ahora la moda gira más en torno a los pequeños mamíferos. También los agapornis y las ninfas han tenido bastante auge porque la gente los cría desde jóvenes y se hacen bastante dóciles. Además, son baratos y fáciles de mantener.

¿Se pueden sacar a pasear, o hay normas restrictivas para ello?

Realmente a día de hoy no hay normas restrictivas. Se ha creado un Decreto 30/2018 por el que se regula la tenencia de animales potencialmente peligrosos. No se pueden tener en casa, por ejemplo, reptiles venenosos o algunos mamíferos como felinos de gran tamaño. Este decreto limita la presencia en la calle de ciertas especies exóticas que pueden resultar peligrosas, pero para las habituales no existe restricción legal aunque no sea habitual verlas al aire libre porque las someteríamos a una situación de estrés y a que cojan enfermedades.

¿Es peligroso alguno de ellos?

De los animales que yo trato no hay ninguno peligroso porque no me dedico ni a los reptiles venenosos ni a los cocodrilos.

¿Cuáles precisan más cuidados?

Los reptiles porque necesitan sistemas artificiales de generación de calor y luz ultravioleta. Precisan que se imiten las condiciones naturales ambientales de su hábitat. Algunos comen insectos y se hace difícil conseguirlos en el mercado.

¿Reaccionan como cualquier otro animal doméstico, o hay que aprender a tratarlos?

Los conejos y hurones se muestran similares a perros y gatos. Los reptiles tienen una personalidad menos sociable, son animales para observar en su terrario. Las aves son, por naturaleza desconfiadas y asustadizas y requieren, por lo general, un trato constante y paciencia, a no ser que hayan sido criadas desde pollos, ya que en ese caso se relacionan bien con los humanos.

¿Se dan casos de abandono, como ocurre con las mascotas más conocidas?

Sí, no es tan habitual, pero recientemente, por ejemplo, unos chicos se encontraron un conejo abandonado en medio de la calle. Con reptiles que al crecer alcanzan tamaños importantes también sucede. Por ejemplo, con las tortugas de agua. A veces te puedes encontrar hasta un cocodrilo abandonado.

¿Qué opinan las organizaciones animalistas?

Hay animales no adecuados para ser mascotas y probablemente muchas asociaciones estén en contra de la tenencia de algunas especies como lo estoy yo de la de primates, que deben vivir en su hábitat.

¿Hay regulación para evitar el tráfico ilegal de determinadas especies?

Existen especies silvestres cuyo comercio y tenencia están regulados para evitar su tráfico ilegal, para evitar que se capturen en libertad y controlar el peligro de extinción. Algo a tener en cuenta para no comprar estos animales. Se deben utilizar los cauces legales para acoger a una de estas mascotas.

Estas especies, ¿son estudiadas en su carrera, o exigen un entrenamiento específico?

En la carrera de veterinaria se estudian muy superficialmente. Se enfoca más a perros, gatos, animales de abasto (vacas, ovejas o cerdos) y caballos. Los animales exóticos como mascotas se estudian muy por encima en asignaturas opcionales por lo que se requiere una formación posgraduada específica, entre la que se encuentra la realización de estancias en centros especializados, como universidades en que sí haya un servicio de animales exóticos u hospitales de referencia que se dediquen exclusivamente a la medicina de estas especies. También se pueden realizar másteres orientados a ellas. Yo realicé una formación de posgrado en la materia, estancias en la Universidad Autónoma de Barcelona y llevé a cabo una tesis doctoral sobre reptiles. Es vital también la formación continua para continuar con un reciclaje y no quedarse estancado.

Fuente: La Provincia