Punto final a las peleas de gallos y se impone un cupo de animales por hogar

El Gobierno regional modifica la ley que prohibió las corridas de toros hace 26 años y que permitía las riñas.

Canarias prohibirá las peleas de gallos y los espectáculos con animales en los circos por ley. El Gobierno regional inició ayer el trámite para modificar la ley de protección y tenencia de animales de compañía de Canarias y resuelve lo que quedó pendiente hace 26 años, cuando el Parlamento aprobó la normativa que prohibió las corridas de toros en las Islas. En aquel momento se mantuvo las peleas de gallos, con ciertas restricciones, por la tradición que había en algunas islas pero ahora el objetivo de la Comunidad Autónoma es prohibir definitivamente esta actividad.

 

peleagallosfilip3

 

El consejero de Presidencia, Justicia e Igualdad, José Miguel Barragán, reconoció ayer que suprimir las peleas de gallos generará “controversia” en algunas islas -La Palma, Lanzarote o Tenerife- y municipios de las Islas que cuentan con una larga tradición al contar con asociaciones que se dedican a la misma. Barragán señaló que la situación ahora no es igual que la de 1991 porque la sociedad está mucho más sensibilizada frente al maltrato de los animales. El Ejecutivo dialogará con los representantes de los gallistas para acomodar la ley por si hay que establecer una moratoria para que las ligas y campeonatos que estén en marcha puedan finalizar, aunque la intención del Ejecutivo con la ley es abolir esta actividad.

El Ejecutivo también plantea la eliminación de cualquier espectáculo con animales que traigan los circos, avanzando de esta forma en las declaraciones institucionales que han hecho ya varios ayuntamientos en el mismo sentido.

La modificación legislativa aborda varias cuestiones que adaptan el marco normativo a la realidad actual. Por ejemplo, se fijará un cupo máximo de animales que se pueden tener por hogar para compatibilidad el bienestar de los animales con el de los vecinos que conviven en un mismo edificio. Este aspecto se desarrollará por vía reglamentaria.

Un principio que se propondrá en la norma es el del sacrificio cero de animales, con el fin de impulsar la responsabilidad social en esta materia. Barragán advirtió que este aspecto también es previsible que genere polémica y que habrá “muchas dificultades” para aplicarlo pero que es una tendencia que irá de la mano con las HONG que trabajan con los animales.

El cambio normativo recoge otras novedades como la identificación preferente de los animales con un sistema moderno y seguro como es el microchip; las multas finalistas para la financiación de acciones en favor de los animales o la esterilización de las mascotas que se vayan a dar en adopción.

La nueva norma incrementa las competencias de los cabildos en esta materia y la cesión a los colegios profesionales de veterinarios de los registros de animales para dar más fiabilidad a los datos.

Fuente: La Provincia