La campaña “No somos un juguete” intenta evitar el abandono de mascotas

El Ayuntamiento recoge en once de los doce meses de 2018 a 940 animales de la calle.

La campaña “No somos un juguete” llega un año más a Las Palmas de Gran Canaria para concienciar sobre la adquisición responsable de mascotas y recordar que los animales no son un juguete para comprar hoy y abandonar mañana. El Ayuntamiento de la capital grancanaria y el Colegio Oficial de Veterinarios de Las Palmas, promotores de la iniciativa, tratan de fomentar así la adopción frente a la compra en unas fechas como la Navidad, puesto que hay estudios que demuestran que aproximadamente el 40% de las mascotas abandonadas en toda España proceden de regalos.

 

mupis original(1)(2)

 

A fecha de 30 de noviembre de 2018, había censadas un total de 69.019 mascotas en Las Palmas de Gran Canaria, de las cuales 62.469 son perros y el restante gatos. A falta de conocer los datos de diciembre, en el año que acaba de terminar se han recogido 940 animales abandonados: 601 perros; 302 gatos; y el resto gallinas.

Esto supone un descenso del 19% en la recogida de perros con respecto al año 2017, unos datos positivos que contrastan con el aumento del 26% en la retirada de gatos abandonados en la calle. Por esto, desde el Ayuntamiento insisten en seguir trabajando y pidiendo la máxima responsabilidad de todo el mundo para evitar estas situaciones.

Los meses de picos más altos de abandono han sido abril y mayo. El abandono de perros sin microchip es cinco veces superior al de canes que si llevan uno implantado. Según la Fundación Affinity, las principales causas de abandono de mascotas en España son factores económicos, camadas indeseadas, comportamiento del animal y pérdida del interés por parte de los propietarios.

La concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, pide la máxima colaboración ciudadana para recordar que las mascotas son “la mejor compañía”, además de indicar una serie de consejos. “Siempre tenemos que ser conscientes de que es mejor adoptar que comprar y que una vez adquirido, debemos ponerles un microchip, vacunarla y desparasitarla, darle la atención veterinaria que necesita, garantizar sus cuidados y una correcta alimentación, proporcionarle paseos diarios y recoger siempre sus excrementos en la calle”, apunta.

Fuente: La Provincia