La ULPGC se integra en la Organización Internacional de Sanidad Animal

El organismo formado por 182 países escoge como centro de referencia en cetáceos al IUSA, instituto que dirige Antonio Fernández

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), organismo intergubernamental que aglutina a 182 países, aprobó el pasado 30 de mayo la incorporación del Instituto de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria (IUSA) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria como centro colaborador especializado en mamíferos marinos, el primero en este campo. En el mundo solo hay 53 centros colaboradores de 28 países, cifras que reflejan el alcance de este nombramiento.

Así lo indicó ayer la subdirectora general de Sanidad e Higiene Alimentaria y Trazabilidad del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Beatriz Muñoz, en el acto de presentación del IUSA como centro colaborador de la OIE, celebrado en la sede institucional de la ULPGC, y en el que estuvo acompañada por Antonio Fernández, director del Instituto Universitario de Sanidad Animal; el rector de la ULPGC, Rafael Robaina; y el delegado del Gobierno en Canarias, Juan Salvador León.

 

ulpgc-integra

 

“Es un orgullo como responsable de la sanidad animal del Ministerio, el nombramiento del IUSA como centro colaborador de la Organización Mundial. Son centros que tienen demostrada una competencia en una materia específica, y en este caso es la sanidad de los mamíferos marinos” apuntó la representante del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, encargado de presentar la candidatura del Instituto de la ULPGC como centro colaborador de la OIE, tras comprobar “el rigor científico y la proyección internacional” del grupo de investigación que lidera Antonio Fernández en la ULPGC, en el ámbito de los cetáceos.

Una proyección internacional que alcanzaron en 2002 a raíz de un estudio sobre las causas de varamientos masivos de zifios en Fuerteventura, durante un ejercicio naval de la OTAN. Las investigaciones forenses realizadas por el equipo de patólogos veterinarios dirigido por Antonio Fernández revelaron por primera vez lesiones que podían originar la muerte de los cetáceos por enfermedad descompresiva, como el síndrome descrito en buceadores humanos, por el uso de sonares navales de alta intensidad. Estos resultados se publicaron en la revista científica Nature en 2003) y derivaron en el veto en la Unión Europea de dicha tecnología.
Varamientos

A partir de ahí, el IUSA se ha convertido en un referente internacional en mamíferos marinos, participando en misiones científicas internacionales relacionadas con el varamiento de ballenas y delfines, en Estados Unidos, Sudamérica, Asia…, e incluso fue clave en el estudio de varamientos de 150 delfines en Irán.

Un bagaje que ha sido clave para superar numerosas evaluaciones de diferentes comisiones científicas para optar a ser centro colaborador, en consorcio con el Instituto Zooprofiláctico del Gobierno italiano, para mamíferos marinos de la Organización Mundial de Sanidad Animal.

Se convierten así en centro pericial internacional con competencias específicas en animales marinos, fundamentalmente en cetáceos. Entre las funciones asignadas, la OIE puede demandar su asesoramiento ante cualquier problema. Además, entre sus objetivos figura diseñar protocolos coordinados para el control y vigilancia de enfermedades a nivel internacional.

También tienen una responsabilidad de formación científica y técnica importante. De hecho, a raíz de este nombramiento, a finales de 2020, dirigirán el congreso que se celebrará en Sicilia, en la que participarán los 53 jefes veterinarios de los países de Europa de la OIE, y que se centrará en los mamíferos marinos.

En este sentido, la representante del Ministerio destacó que la labor que desarrolle el IUSA en la OIE será evaluada para determinar su continuidad como centro colaborador. “Este nombramiento no es para toda la vida, se va revaluando, tienen que mandar unos informes a París donde está la sede de la OIE y tienen que ir especificando donde están trabajando y demostrando su pericia y su trabajo”, subrayó.

“Desde que se conoció el nombramiento, se han puesto en contacto con nosotros países de todo el mundo”, indicó Antonio Fernández. “Los propios americanos ya nos han propuesto hacer un protocolo conjunto con el nuestro. Porque nosotros tenemos nuestros propios protocolos, que estamos ya implementando vistas a un año, pero somos mucho más ambiciosos”.

En este sentido, el catedrático de la ULPGC y director del IUSA avanzó que van a incorporar el estudio sobre los efectos del cambio climático en los animales marinos. “Ese parámetro lo hemos puesto ya en nuestra fórmula, porque contamos con 25 años de datos, muestras de tejidos y resultados que nadie tiene de esta forma tan sistemática como hemos trabajado nosotros. Los cetáceos, como centinelas del océano y bioindicadores de lo que está ocurriendo en el medio acuático y particularmente en la zona del Atlántico, constituye uno de los nodos de recogida de información que nos coloca 25 años por delante en resultados de sanidad animal”.

El rector de la ULPGC felicitaron al director del IUSA por el nombramiento como centro asesor para la OIE, resaltando la importancia de colocar a la Universidad de Las Palmas al más alto nivel. “Con unos orígenes muy modestos el equipo que lidera Antonio Fernández ha ido construyendo un corpus de conocimiento, bastante integrado en el entorno, en el área de mamíferos marinos. Su rigor y excelencia se demuestra publicando en las mejores revistas mundiales que es lo que da crédito y el aval internacional”, concluyó Robaina.

La OIE es la organización intergubernamental encargada de mejorar la sanidad animal en el mundo. Su actividad está enfocada sobre el concepto de Una sola salud, introducido a principios de los años 2000, resumiendo en pocas palabras la noción de que la salud humana y la sanidad animal son interdependientes y están vinculadas a los ecosistemas en los cuales coexisten. Apoya y aplica este enfoque como un planteamiento colaborativo global para comprender los riesgos que deben afrontar la salud humana y la sanidad animal, respecto a los animales domésticos o silvestres, y los ecosistemas. Tiene un papel esencial en las políticas de gestión de los riesgos sanitarios.

Fuente: La Provincia